jueves, 19 de julio de 2012


Desde pequeña he sido de las que si comía una cebolleta ,
 lo hacía capa por capa, un regaliz separandole cada tira o aplastaba un polvorón
 para ir comiendolo despacito, en pequeños trozos.

Hoy en día sigo haciendo lo mismo cuando me siento en cualquier mesa.
Una tortilla la parto en 17 trocitos, un filete en 14 y así con todo.
Levanto la vista y veo a la gente mirando y preguntandome ¿es que no te gusta? ¿que te pasa no tienes hambre?
o dicen: ¡¡venga que estamos todos con el café..!!

En fin, bajo la vista de nuevo a mi plato y sigo que todavía me quedan 13 pedacitos de lomo.

Siempre me quedo la última en la mesa, pero no tengo prisa y me gusta pensar que en algún lugar y en otra casa, hay quien como yo, disfruta aunque se quede el último.

Además ayuda a poder llegar al postre, por lo menos , con una sonrisa.




miércoles, 9 de mayo de 2012

          


     

                  " este mundo del rocío
                          es el mundo del rocío
                                   pero aún..."

                                              Kobayashi Issa


Un hombre y una mujer
nunca se han visto
Viven muy lejos el uno del otro
y en distintas ciudades
Un día
leen la misma página de un mismo libro
al mismo tiempo
en el segundo segundo
del primer minuto
de su última hora
exactamente.




Un homme et une femme
jamais ne se sont vus
Ils vivent trës loin lún de láutre
et dans des villes differentes
Un jour
Ils lisent la même page dún même livre
en même temps
á la seconde seconde
de la premiëre minute
de leur derniëre heure
exactement.


Jacques Prévert



Zuri
Eguzkiak bere argi indartsuez itsutzen gaituenean
Egunak izkutatzen digun hedadura gautiarra
Eta munduko erdigunentzat altxatu nahi izango lukeen horri.
Zuri haurra naizela jakinik uhinketan
Kulunkatzen irri egiten eta xuxurlatzen nauzun Ama Itxastiarra,

Zuri, eder eta gordea , bapatean burla egiten nauen
Neskatxa baten antzera agertzen zatzaidana,
Edo zuri, baita ere irakagarria, ez baitzara gizatiarra
Eta batzutan zure erreinua infernua iruditzen bai zait,
Zuri, eta zugan , heriotzaraino izan nahi bait zaitut
Eta normalean inork ulertzen ez duena entenditu nahi bahi dut.
            


A ti, amplitud nocturna que el día nos oculta
cuando el sol nos dislumbra con su luz imperiosa,
y quisiera erigirse en el centro del mundo, a ti, Madre Madrina
que ondulando me acunas, sonríes y susurras porque me sabes niño,

a ti, bella y secreta, que de pronto te muestras
como una muchacha traviesa que me burla,
o a ti, también terrible porque no eres humana
y a veces tu reino me parece un infierno
a ti , y en ti, pues quiero tenerte hasta la muerte
y entender lo que nadie normalmente comprende.
                                
                                    Gabriel Celaya (Orígenes)

jueves, 26 de abril de 2012








Dejo el laúd sobre el banquillo curvo,
y yo me quedo quieto, absorto en mi emoción.
No hace falta que yo roce las cuerdas;
las acaricia el viento y  suenan solas.

                                                                Po Chu Yi





Amo el átomo y el laúd Amo el laúd
amo el suplicio y el placer divino
Amo la primavera y el invierno
de la amistad amo las negras nubes y las aves marinas
y el color rojo de la muerte.

Carlos Edmundo de Ory ( Estudio de las tempestades)




jueves, 19 de abril de 2012






Si nunca desaparecieran las gotas de rocío en Adashino,
se mantuviera siempre inmovil el humo de la colina de Toribe
y viviésemos eternamente, sin cambiar,
¿ nos podría conmover el encanto frágil de las cosas?

"Las cosas son bellas precisamente porque son frágiles e inconsistentes."
                                                           
                                                          Yoshida Kenko (1283- 1350)






Sube la sangre joven renovando latidos,
baja ya menos joven un segundo más tarde,
vuelve a subir al árbol del corazón a pulso...
Con sistole y diástole me riegan.Luego existo.


Tres mil seiscientas veces por hora, los segundos
apagan lirios, sueños, ilusiones, ardores,
usándonos el alma, invalidando el ímpetu,
dejandolo en rehenes del tiempo inexorable.


Arbol, fatal destino semejante al del hombre
si es que el rayo le acecha detrás de los relámpagos
y olvida que algún día será carbón extinto....


                                     Adriano del Valle ( fragmento "La Hora")


miércoles, 11 de abril de 2012

    
  Escapada a la hora de acostarse

Las luces de la sala y la cocina brillaban
A traves de los visillos, las ventanas, las rejas;
Y en lo alto, con su eterno movimiento
Había cientos de millones de estrellas.





Nunca un árbol tuvo tantos miles de hojas,
Ni iglesia o parque reunió tanta gente
Como estrellas me contemplaban
Brillando maravillosas en la oscuridad.

El perro y el Carro y el Caballo, todas,
Y la estrella del marino, y Marte,
Todas brillaban en el cielo, y el balde junto al muro
Estaba mitad lleno de agua, mitad lleno de estrellas.
Los míos rompieron el hechizo persiguiendome a gritos
Y pronto me arroparon en la cama;
Pero la gloria permaneció brillando en mis ojos con todo su esplendor
Y las estrellas llenaron mi sueño.
                                 
                                                 Robert L. Stevenson  ( A Child´s Garden Of Verses )


  
      " Los niños corren, son de plata y nada conocen de esta ruina en que se pierden"
                                                                 Fernando Aramburu


              
ARNOBIO ZAHARRA

Nere koartoko lehiotik ikusten dut
gaitzak jotako lorazaina makurka ari dela.
Haren igitaiak zaztaka
negar eragiten dio huntzari, zapardiak lur jo du.
Basterrean sutan daude zakar mordoak

Eskuko daldariari hargain garbiaren arrimoan eutsiz
kakotu egin da sua fuka indartzera
eta haren mintzio gazteetara paratzen ditu belarrik.
Basoetako urre gozoa datorkio agian burura.
Heldu dio igitaiari atzera.
Zaztako bakoitzak, azken beltzera arteko
denbora neurtzen ari den erlojuaren soinua dirudi.



                     ARNOBIO

Desde la ventana de mi habitación
veo declinar al jardinero enfermo.
A golpes de su hoz
gimen las hiedras, caen las zarzas.

En el suelo expiran fagotes de la maleza.
Se detiene para resollar
con una trémula mano apoyada en el limpio muro
y escucha voces jovenes.
Acaso piense en el oro manso de los bosques.

Nuevamente empuña la hoz.
Cada golpe dado
tiene el sonido de un reloj que mide
lo que falta para la caida.


                                                         Francisco J. Irazoki


         
                Galápagos




martes, 27 de marzo de 2012


Saudemos á morte;
na palma da man non sosteñamos ónices.

Chamémoslle:
libro de silencio,
pórtico terminal de escravitude,
escritura feliz da opacidade,
lus que desata e nome da ledicia.

Saudemos á morte;
non deamos pousada a Bach ou Joplin.

Contemplemos
o seu fremoso rostro á nosa beira.

 
Saludemos a la muerte; 
en la palma de la mano no sostengamos ónices.

Llamemosle:
libro del silencio,
pórtico terminal de la esclavitud,
escritura feliz de la opacidad,
luz que desata y nombre de la alegría.

                          Saludemos a la muerte;
                            no les demos cobijo a Bach ni a Joplin.

                                Contemplemos
                                su hermoso rostro a nuestro lado.

                          X.L.Méndez Ferrín              
                       

                                   


              If  (fragmento)
 
If you can fill the unforgiving minute
    With sixty seconds’ worth of distance run,   
Yours is the Earth and everything that’s in it,   
    And which is more ,you’ll be a Man, my son!




         SI 


 Si eres capaz de llenar el inexorable minuto,
con el valor de los sesenta segundos que lo recorren,


Tuya será la tierra y cuanto ella contenga
Y lo que vale más, serás un hombre, hijo mío!



                                                              Ruyard Kipling 











miércoles, 21 de marzo de 2012


          Consolación de la Literatura




Por las aguas del cuerpo y de la mente,
la ciudad fluye hacia ninguna parte.


De vivir nos consuela solo el arte,
que es estar con la gente, sin la gente.

                                 Carlos Marzal 




           

  Sobre el tapete verde de la vida 

           


Nos pasamos la vida de farol,
temiendo que nos cojan y descubran
que no llevamos juego,
que no sabemos nada
de nada...

Nos pasamos la vida calibrándonos, cubriéndonos,
con la guardia bien alta.

Todos fingiendo y todos con las mismas
o parecidas malas cartas.


               Javier Salvago      (Los mejores años 1991)
                                              
                                                      



          Life and Death

Life, death ,death , life ; the words have led for ages
Our thought and consciousness and firmly seemed
Two opposites;but now long hidden pages
Are opened, liberating truths undreamed.
Life only is, or death is life disguised,
Life a short death until by life we are surprised.


                       Goethe

 A perfect face amid barbarian faces,
A perfect voice of sweet and serious rhyme,
Traveller with calm, inimitable paces,
Critic with judgment absolute to all time,
A complete strength when men were maimed and weak,
German obscured the spirit of a Greek


   


                                             
                                      -- > Sri-Aurobindo 


" Lo que no puedo hacer ahora es el signo de lo que haré mas tarde.
 El sentido de la imposibilidad es el comienzo de todas las posibilidades."






martes, 13 de marzo de 2012


" Hemos de aceptar nuestra existencia
tan ampliamente como nos sea posible.
Todo, también lo inaudito , ha de ser posible en ella.
Esta es , en el fondo , la única audacia que se nos pide:
 ser valientes ante lo extraño ,
prodigioso e inexplicable que nos pueda acontecer."


                                                          
  Sólo quien no excluya nada de su existencia,
  ni lo que sea enigmático y misterioso,
logrará sentir hondamente sus relaciones con otro ser como algo vivo,
 y sólo él estará en condiciones de apurar por sí mismo su propia vida.
   
                

                                                                                                                            
                                                                                  R.M. Rilke

                
  " El Enigma sin fín " Dalí



                                                               

                                                                         



                   
                         Las Promesas

Salí al balcón y amanecía.
Oí a los carboneros en la esquina.
El cielo estaba rojo y rosa.
Cantaron por la calle
volviendo de una fiesta.

La tristeza es un mundo
por debajo del mundo,
en donde hay habitantes,
paisajes y sucesos.
La tristeza en un mundo
por debajo del mundo.

En las promesas
de la gente herida
caben planetas de aventura
y la energía de los despojados,
crecen estrellas del color
quejumbroso del añil,
la lluvia no hace daño,
el amor no hace daño.
                
                                     Manu Cancer


martes, 6 de marzo de 2012

                  
                               Altivez


Sólo sabemos toda nuestra altura
si alguien le dice a nuestro sér: ¡Levanta!
Y entonces, fiel consigo, se agiganta
hasta llegar al cielo su estatura.

De la vida común sería ley
el heroísmo en el humano ruedo
si no nos doblegáramos al miedo
de vernos y sentirnos como un rey.

                                             
            Selección

De las almas creadas
supe escoger la mía.

Cuando parta el espíritu
y se apague la vida,
y sean Hoy y Ayer
como fuego y ceniza,
y acabe de la carne
la tragedia mezquina,
y hacia la Altura vuelvan
todos la frente viva,
y se rasgue la bruma…

yo diré: Ved la chispa
y el luminoso átomo
que preferí a la arcilla.
                                             
                                Emily Dickinson       
    
                                   Versión de Carlos López Narváez
               
                             

                         
                                 
                                                                                      
                                                        


                           Nadie nos dice

Nadie nos dice cómo
voltear la cara contra la pared
y morirnos sencillamente
así como lo  hicieron el gato
o el perro de la casa
o el elefante
que caminó en pos de su agonía
como quien va
a una impostergable ceremonia
batiendo orejas
al compás
del cadencioso resuello
de su trompa



sólo en el reino animal
hay ejemplares de tal
comportamiento

cambiar el paso
acercarse
y oler lo ya vivido
y dar la vuelta
sencillamente
dar la vuelta.

                               

                                                                                       Blanca Varela







martes, 28 de febrero de 2012


Yo fui también, antaño, un columpiador de árboles;
muy a menudo sueño en que volveré a serlo,
cuando me hallo cansado de mis meditaciones,
y la vida parece un bosque sin caminos
donde, al vagar por él, sentirnos en la cara
ardiente el cosquilleo de rotas telarañas,
y un ojo lagrimea a causa de una brizna,
y quisiera alejarme de la tierra algún tiempo,
para luego volver y empezar otra vez.

Que jamás el destino, comprendiéndome mal,
me otorgue la mitad de lo que anhelo
y me niegue el regreso. Nada hay, para el amor,
como la tierra; ignoro si existe mejor sitio.
Quisiera encaramarme a un abedul, trepar,
por las ramas oscuras del blanquecino tronco
y subir hacia el cielo, hasta que el abedul,
doblándose vencido, me volviese a la tierra.
Subir y regresar sería muy hermoso.                                             (Arkhip Kuindzhi )

                                                                                               
Pues hay cosas peores en la vida
que ser un columpiador de árboles.
                                                                                                                          
                                   
                                Robert Frost "Abedules" ( fragmento)  
                                                               
                                           Versión de Agustí Bartra


                            

                                                    Reir Llorando (fragmento)

...¡Cuántos hay que, cansados de la vida,
enfermos de pesar, muertos de tedio,
hacen reír como el actor suicida,
sin encontrar para su mal remedio!

¡Ay! ¡Cuántas veces al reír se llora!
¡Nadie en lo alegre de la risa fíe,
porque en los seres que el dolor devora,
el alma gime cuando el rostro ríe!

Si se muere la fe, si huye la calma,
si sólo abrojos nuestra planta pisa,
lanza a la faz la tempestad del alma,
un relámpago triste: la sonrisa.





                       El carnaval del mundo engaña tanto,
                       que las vidas son breves mascaradas;
                       aquí aprendemos a reír con llanto
                       y también a llorar con carcajadas.
                                                                                            
                                                                      Juan Dios Peza
                                                    

Oleo -Claudia Del Río González -Chillán (Chile)


miércoles, 15 de febrero de 2012

poesía Coreana


El mar no se presume
El mar ya lo sabe.
Se desborda de fuerza
mas la refrena cien veces, la esconde.

Su caida es, mas bien, un modo de resurrección
con un corazón nuevo, recien resucitado.
Viene corriendo, deja atras el llanto rojo
mas no saca las palabras primero,
el mar no ama primero.

El mar se muere.
Prefiere caerse hermoso en la tumba
y clava el cuchillo azulmente afilado
en su propio corazón , oh , el mar.

                       Yong- Tae Min
                                                



( no  pensaba poner  ésta , pero es para ti , para my " Sister" ,
  pensé que eras Cantábrico, no Mar muerto o mediterraneo..... musus !!


Como tu


Así es mi vida, piedra, como tú,
Como tú, piedra pequeña;
como tú piedra ligera,
como tú, canto que ruedas
por las calzadas y por las veredas;
como tú,
guijarro humilde de las carreteras;
como  tú,
que en días de tormenta
te hundes en el cieno de la tierra
y luego centelleas bajo los cascos
y bajo las ruedas,

como tú , que no has servido

para ser ni piedra de una lonja,

ni piedra de una audiencia,
ni piedra de una iglesia;
como tú,
que tal vez estás hecha


solo para una onda,
piedra pequeña
y ligera.
                    León de Felipe





viernes, 10 de febrero de 2012




Es bueno de vez en cuando tener delirios.
Vienen con su poquito de locura, de enajenación, pero no importa.
En ciertas fases nos hacen perder el tino,
 quizá porque el tino suele ser tedioso.
Los delirios nos sacan del mundo cotidiano,
 nos arrojan en brazos de la desmemoria
 y así, sin la menor prevención disfrutamos del olvido.



Por una vez ¡que excepción! saltamos por encima de esa valla llamada horizonte
 y nos abrazamos con otros delirantes que nos inventan nombres y destinos.

Los delirantes pasamos al lado de la muerte y le hacemos un guiño.
Nos movemos como si fueramos eternos, sin tomar precauciones,
 mas o menos sonámbulos, festejando los rayos y los truenos y mirando a traves de la lluvia.

Los delirios son premios , vida entre paréntesis,
pero cuando el paréntesis se cierra y regresamos a lo cotidiano, a lo cabal, a lo de siempre,
sentimos entre pecho y espalda una aguda nostalgia del delirio.
                                                                                    
                                                                                    
                                                                  M. Benedetti

“…allí estoy en la más inmediata e intima unión con el mundo, unido hasta tal punto que olvido facilmente quien soy en realidad.”Perdido en mismo”es una frase adecuada para designar ese estado. Pero ese mismo es el mundo, o un mundo cuando puede verlo una consciencia. Por eso hay que saber quién se es.” 
                                               C.G. Jung




 ¿Por qué está mojado y no seco?
 
Durante miles de años antes de ser ampliamente conocido por la gente,
Khidr viajó por la tierra buscando a quienes pudiera enseñar.
Cuando encontraba estudiantes apropiados, les transmitía verdades y útiles artes.
Pero en cuanto introducía una nueva enseñanza, se la apropiaban y era mal utilizada.
La gente solo se preocupaba de la aplicación de la capacidad y de las leyes,
y no de la comprensión profunda,
así que el conocimiento no podía desarrollarse como un todo.

Así pues, un día Khidr decidió aplicar un método diferente de aprendizaje.
Hizo muchas cosas al revés.
Por ejemplo, hizo que lo que solía estar mojado estuviese seco y lo seco mojado.
La gente se acostumbró rápidamente a esto,
y simplemente se adaptaban para mirar lo mojado como seco y lo seco como mojado.
Habiendo vuelto de revés un gran número de cosas,
Khidr regresará un día para mostrar de nuevo cómo es cada cosa.
Hasta que lo haga, unicamente unos pocos se beneficiarán del trabajo de Khidr.

Los que no pueden son aquellas  personas a las que les gusta decir:
 " Yo ya sabía eso", cuando no es cierto.
                                                       
                                                       Idries Shah / Cuento sufí
                                                        ( La sabiduría de los idiotas )




                                                                                                                                

jueves, 2 de febrero de 2012


Gizakiaren klausura

Prentsak dio findade handiaz debekatuta izan direla:
mirarien enkuadernaketa
susmoak oro , belear basatiak
matematika modernoak
sukaldaritza errejionala eta gainerantzeko sentimenduak
argi sobietarra
akoso eta derriboko praktikak oro
begirada esplikaezinak
musika moetak oro
sukar hutsak.

Gizakia klausuratuta izan da.


La prensa afirma que han sido delicadamente prohibidas:
la encuadernación de los milagros
toda conjetura, las hierbas salvajes
las matemáticas modernas
la cocina regional y demás sentimientos
la luz soviética
toda práctica de acoso y derribo
las miradas inexplicables
toda forma de música
las fiebres puras.

El hombre ha sido clausurado.
                                         
                                             Carlos Aurtenetxe (Galdutako Hitza 1977-1989)                                                 
                                              Traducción : Josu Landa


PARABOLA



     Ciertos pescadores sacaron del fondo una botella.
 

Había en la botella un papel, y en el papel estas palabras:
 

"¡Socorro!, estoy aquí. El océano me arrojó a una isla desierta. Estoy
en la orilla y espero ayuda.
¡Dense prisa. Estoy aquí!"
-No tiene fecha. Seguramente es ya demasiado tarde.

La botella pudo haber flotado mucho tiempo, dijo el pescador primero.
-Y el lugar no está indicado. Ni siquiera se sabe en qué océano, dijo el pescador segundo.
-Ni demasiado tarde ni demasiado lejos.

La isla "Aquí" está en todos lados, dijo el pescador tercero.
 

El ambiente se volvió incómodo, cayó el silencio. Las verdades
generales tienen ese problema.





Las tres palabras más extrañas

Cuando pronuncio la palabra Futuro,
la primera silaba pertenece ya al pasado.
Cuando pronuncio la palabra Silencio,
lo destruyo.
Cuando pronuncio la palabra Nada,
creo algo que no cabe en ninguna no-existencia.
                                                                                  
                                                              WISLAWA SZIMBORSKA 



viernes, 27 de enero de 2012

El visitante


Perdido entre las ruinas simuladas
y a punto de extinguirse en una tarde
que es museo de todas,
reconoce en sí mismo el gesto ajeno,
algún paso hacia atrás que estaba escrito,
o un modo de mirar que lo emparenta
con frailes, estudiantes, solteronas,
turistas japoneses, gentes que van en grupos...




  ¿A quién él reproduce? Ya su doble
presiente entre los cuerpos
que imitan a la piedra.
Ya se hace atemporal, como esas copias
y espacios de admirar que también
tienen          
su arquetipo de mármoles.
 Ya intuye su existencia figurada
y que un museo hay de visitantes
dentro de ese museo.
                            
               
                                                                                                 Iñaki Ezquerra
                                                                                        ( Museo de Reproducciones)
                   
                                                        

                                                                                                                                                         

lunes, 23 de enero de 2012

BIENVENIDOS




Ese primer segundo
en el que el mundo es todavía
un paisaje hecho de humo
que adquiere lentamente nitidez.
 
Ese instante terrible
en el que no conocemos nuestro nombre,
ni el lugar donde estamos,
ni qué es lo que se espera de nosotros.

Ese momento trágico en el que abandonamos
la región turbulenta de los sueños
y entramos lentamente
en un lugar extraño llamado realidad,
confusos y asustados, sin advertir apenas
que, oculto entre las sombras que se esfuman,
hay un coro festivo de arlequines
que fingen compunción y nos señalan.
            

                                                 
                                                   PLEGARIA

                                                  Que aguante el humor
                                                  intacto
                                                  en este tour
                                                  de la nada al olvido
                                                  o viceversa

        
                                                   Pablo Martinez Zarracina